Adiós Pintor

1922 - 2007

Ismael Zarzoso nació en San Pedro de Jujuy (Provincia de Jujuy) el 10 de Enero de 1922. Desde muy niño amaba los colores y los pinceles a los que debió abandonar por circunstancias de la vida contrarias a sus pasiones. Y con nuevas responsabilidades surgidas de los requerimientos laborales, familiares y sociales fueron pasando los años sin plasmar en ningún lienzo todo lo que lo asombraba.
Cuando pudo decir basta, cuando comprendió que había cumplido, sacó de nuevo sus viejos pinceles y desde lo profundo de su alma donde se encontraban sus recuerdos empezó a plasmar en el lienzo todo lo que durante años atesoró.
En sus últimos 10 años de vida, ya en su vejez, demostró que aún se podía, que aún ya entrado en edad, seguía siendo aquel pintor que en sus primeros años de vida había despertado pero quedó dormido.
Murió como vivió, en paz, rodeado de las personas que amó y que lo amaron, en Salta el 13 de Marzo de 2007.

 

Pintor

Mi Salta la linda y gaucha!;
tierra cálida y hermosa.
Que buenas manos fueron
las que la plasmaron en ese lienzo.

Con la mirada perdida
contemplo tus dedos agrestes.
Movimientos que me llevan
como una hoja en la brisa.

Son colores patrios,
son colores coyas y gauchos.
Mientras me enredo en tu lienzo,
me enredas con tu silencio.

A donde te fuiste pintor...
donde dejaste tus recuerdos.
Remembranzas de una buena vida...
Pucha!... por que no avisaste.

Pintor... ahora con melancolía,
pintas con acuarelas mis ocasos.
Pañuelos empapados por lágrimas
de tristeza y cariño.
 

Esas manos arrugadas, temblorosas y débiles, que te sirvieron a través de los años para abrazarte a la vida y que fueron tus herramientas para pintar, abrazar y darnos una palmada de aliento a quienes siempre te amamos.
Extraño tus manos que durante toda mi niñez me cuidaron y protegieron de las caídas y que al pasar el tiempo pusieron comida en mi boca y una prenda de abrigo cuando tuve frío. Ellas, que secaron mis lágrimas, me peinaron y lavaron mi cara y mis rodillas cuando de niño hacía mis travesuras.
Nunca más volveré a ver ya  sentir tus manos. Solo me queda el consuelo de que ellas están pintando en otra dimensión ese paraíso al cual llegaste cuando Dios te tomó de esas manos envejecidas, arrebatándonos de tu calida presencia.
Tus manos......serán mis manos....Abuelo

 

Portal de Ismael Zarzoso    

Entrar