EXPEDICIÓN

SOCOMPA - LATITUD EXTREMA (Cruce de los Andes)

Salar de Pocitos (Salta) Antofagasta (Chile)

 

SALAR DE POCITOS

Pequeño pueblo que debe su nombre al salar. Hoy uno de los mas importantes centros mineros y de paso para camiones que bajan de los limites mas inhóspitos de la cordillera de los Andes. Se ubica a 45 km. de Cauchari y a 150 km. del Paso Internacional de Socompa

 

MAPA

 


Bueno, finalmente luego de 2 años de planificación había llegado el día tan soñado.

A pesar de todos los malos pronósticos que nos dieron por cuestiones del clima pésimo que azota Salta en el mes de Enero

nos lanzamos a la aventura y tratábamos de no pensar para evitar que nos baje la moral.

 

De arranque parecía que todo nos llevaba al fracaso, Intentamos viajar en colectivo a San Antonio de los Cobres y nos fue imposible

ya que la nueva empresa no posee parrilla en el techo para llevar las bicicletas, así que estábamos mejor antes con los colectivos viejitos.

Luego intentamos viajar con un amigo de Quebrada del Agua próximo a Socompa pero estuvimos esperando un par de días y al no

tener noticias de el decidimos largarnos en un vehiculo particular hasta allá.

Llegamos a San Antonio de los Cobres y allí de desataba una terrible tormenta así que fuimos un poco mas allá pensando que en

Olacapato no habría lluvia, pero nos fallo en pronostico y estaba aún por así que desolados nos dirigimos a Salar de Pocitos y

permaneceríamos allí hasta que mejorara el clima ya que daba mucho miedo quedarnos solos en medio de la nada sin auxilio.

 

 

Llegamos caída la tarde a Salar de Pocitos en medio de la lluvia que de pronto paro y dejo brillar el ultimo rayo de sol.

 

 

 

El espectáculo visual era maravilloso, nos motivaba y levantaba la moral que venia un poco baja desde Salta al ver el mal clima reinante.

 

 

Parecía una lucha entre el sol y las nubes de tormenta para ver quien conquistaba el cielo y nuestra atención.

Era una acuarela y en ese instante la nostalgia por la ausencia de mi abuelo me apremió el pecho porque ya no tendré más esas

manos mágicas con las que el traducía al óleo mis mejores recuerdos de los Andes, pero al mirar un poco mas allá pensé que tal

vez el era quien decoraba el cielo esa tarde toda para mi y Lisandro.

 

 

Luego de un corto recorrido por el suelo fangoso conseguimos alojamiento y cena por monedas y nos preparamos para el día tan soñado.

 

 

Al otro día nos sorprendió un caluroso sol a las 8:00 de la mañana y apenas recuerdos de las nubes del día anterior.

Y para mejor el suelo fangoso de la ruta estaba bien duro y asentado por el paso temprano de los camiones.

Un enorme silencio dejaba al viento silbar en los cables del alumbrado publico y avanzamos hacia la salida del pueblo.

 

 

Rezamos un poquito antes de arrancar para contar con la compañía de Dios en esta aventura.

 

 

Llegamos a la salida y encontramos el primer cartel que nos informaba que teníamos por recorrer 86 Km. hasta el pueblo de Tolar Grande.

El camino mostraba las heridas producidas por el agua, pero parecía en buenas condiciones para el tamaño de nuestros vehículos.

 

Aquí se nos apareció un perrito que nos pregunto si nos podía acompañar y le dimos unas galletas para que partiera con nosotros bien desayunadito

 

 

Allá al fondo el Cerro del Rincón, por detrás de el esta el Salar del Rincón y la Ruta Nacional 51 que conduce al Paso de Sico, más al fondo

apenas visibles los volcanes del lado chileno y la cresta del cerro de la avanzada de Laco junto al Salar ya chileno.

A nuestros pies el agrietado suelo del Salar de Pocitos y algunas charcas propias del agua de la lluvia.

 

 

Allá hasta el fondo había que llegar, justo hasta la línea negra, allí empieza Campo la Paciencia y unos agradables 30 Kilómetros mas o menos.

A pesar que era temprano el calor ya se hacia sentir, así que paramos para ponernos protector solar.

 

 

Allá atrás del cartel y a unos cuantos km. quedaba el pueblo de Salar de Pocitos.

El suelo duro con el barro cocido por el sol y el paso de vehículos nos ayudaba bastante ya que llevábamos muchísimo peso.

 

 

Empezábamos a subir y la vista lejana al pueblo se notaba mejor, un espejismo daba la sensación que el pueblo se movía.

Más allá la ruta que continua a Cauchari y desde allí se puede seguir a la izquierda hacia el Paso de Sico o a la derecha a Salta.

 

 

Llegamos al tope de la subidita que ni se sintió.

Allí subimos un morro para tomar unas fotos y el perrito al que bautizamos "Ricardo"  en honor a nuestro compadre que no pudo venir en

esta aventura fue a dar un vistazo también.

Tenia una patita con sangre pero nada que impidiera seguir y ni que una buena lamida no pueda curar.

Ahora continuábamos hacia los Colorados atravesando el Campo La Paciencia.

 


PÁGINA ÚNICA
Campo La Paciencia >>
GUÍA DE LA TRAVESÍA
TRAVESÍAS 2008
INICIO