TRAVESÍA

ABRA MUÑANO (la Ruta Perdida) - TREN A LAS NUBES EN BICICLETA (2° Etapa)

 

SANTA ROSA DE TASTIL

Fiesta del Haba

Santa Rosa de Tastil se encuentra a 101 km. de la Ciudad de Salta, es un pequeño poblado de gentiles lugareños y lugar donde se encuentras las ruinas preincaicas del mismo nombre. El día 3 de Marzo se celebra la Fiesta del Haba puesto que es uno de los principales productos que estas maravillosas tierras regalan al hombre.

 

MAPA

 


 

En menos de 30 minutos llegamos a Tastil justo para el almuerzo.

Estaba colmado de gente el pequeño y silencioso pueblo, entre vendedores de artesanías, telas, alfareros,

cocineras de comidas regionales, postres, bebidas y obviamente habas.

Teníamos mucho hambre así que urgente buscamos a nuestros amigos y con la misma urgencia ellos nos

buscaron un lugar para pasar la noche y para guardar las bicicletas.

Posteriormente salimos luego a la calle en búsqueda de un rico almuerzo típico de la zona.

 

 

Nos dirigimos al comedor de Policarpo Barbosa y nos brindo un exquisito plato de asado de cordero y habas.

Lo devoramos al instante mientras nos deleitábamos escuchando "coplas y cajas".

 

 

Saciado el hambre dirigimos nuestra atención a la plaza para escuchar a distintos grupos folclóricos que

fueron invitados para darle vida al pueblo y divertir a todos los presentes.

 

 

Aprovechamos la visita para visitar a los vendedores y comprar ricas y gigantes habas,

capias (alfajor de maíz con dulce de leche), papitas de las montañas que son diminutas pero muy sabrosas,

y algunos yuyos medicinales y de ricos sabores para te o mate.

 

 

Aprovechamos la tarde para subir hasta las ruinas, pero esta vez lo hicimos directamente por las espaldas

del pueblo ascendiendo el cerro y no por el camino que sube desde el cementerio.

A medida que ganábamos altura podíamos ver la cantidad de visitantes y participantes de aquel dia festivo.

 

 

Llegamos a una cruz en lo mas alto que bendice al pueblo día y noche.

Desde allí caminamos un pequeño tramo por el camino de acceso y llegamos a las ruinas

 

 

En silencio permanecían ajenas a la fiesta que se estaba llevando a cabo a sus pies.

Y pensar que en su momento aglomeró a una nutrida población que dominó las montañas en esta región.

 

 

Mientras caminábamos tratábamos de imaginarnos como habría sido la vida en aquellos momentos

en los que en vez de ruinas era un pueblo nutrido de vida, donde hoy solo piedras conforman

una pequeña imagen de aquellos tiempos.

Ya no había mas tiempo y teníamos que regresar porque se llevaría a cabo la doma de novillos y burros.

 


PÁGINAS
1 2 3
<< Abra Muñano
GUÍA DE LA TRAVESÍA
TRAVESÍAS 2007
INICIO